• La posguerra es especialmente dura en Barcelona, 
  • como en el restodel país. Una vez pasada esta etapa, 
  • la ciudad vuelve a crecer, pero de forma caótica 
  • y desordenada, fruto de la especulación y la falta de 
  • planificación durante los años del alcalde Josep Maria 
  • de Porcioles, de 1957 a 1974. Barcelona es también 
  • una de las ciudades con más oposición al régimen 
  • dictatorial de Franco, gracias al tradicional movimiento 
  • obrero, al movimiento catalanista y al movimiento vecinal.

  • La llegada de la democracia en los años setenta supone 
  • la reorganización de la ciudad, que se culmina con 
  • la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992. 
  • Una de las principales consecuencias de los Juegos es 
  • la apertura hacia el mar gracias a la transformación de 
  • la fachada marítima, una zona industrial y degradada 
  • hasta entonces. Pero los efectos del 1992 van más allá 
  • del ámbito urbanístico ya que convierten Barcelona 
  • en una metrópolis internacional de gran prestigio.

  • 1939 - 1992
Passeig Marítim<br /><em>1992</em>